VAMOS,… QUE TIENES UN BUEN CACAO

El transporte de las mercancías peligrosas al extranjero. Consejero de Seguridad

    • ¿Qué hay Avencio? ¿Cuánto tiempo sin verte?
    • Fácilmente, un par de años. Desde que nos cambiamos a las nuevas naves.
    • ¿Y cómo os van las cosas?
    • Creo que no podemos quejarnos. Vamos a empezar a construir una serie de naves industriales en China.
    • ¿Qué me dices?
    • Sí. Vamos de la mano de una unión de empresas constructoras que ya está allí trabajando.
    • Pues eso está muy bien, ¿no?
    • Sí. Lo único que dentro de este nuevo reto que tenemos nos ha aparecido algo que hasta ahora no habíamos tocado… el embalaje y transporte de mercancías peligrosas.

  • ¿Y eso?
  • Pues porque nos vamos a llevar todo lo que podamos desde aquí. Hemos estado preguntando y nos han recomendado que, ya que no sabemos cómo va a ir esta aventura, que lo hagamos allí. Si luego, vamos a estar más tiempo o nos asentamos de alguna manera, ya sería buscar proveedores locales.
  • ¡Ahhh! ¿Y qué es lo que tenéis que desplazar?
  • Pues gases para todos los tipos de soldaduras que realizamos, productos para la formación del poliuretano y su limpieza, pinturas, decapantes, líquidos penetrantes,… Todo lo que utilizamos siempre.
  • ¿Y tenéis que mover mucho?
  • Pues hombre, hemos calculado y sí que hay que mover cantidad de sustancias, pero es que no son sólo las cantidades. Nosotros no sabíamos nada de que hay que meterlos en un contenedor y de que hay que hacer una lista con todos los bultos que metes y una declaración de las mercancías peligrosas.
  • Claro, para que se sepa lo que envías y por si hubiera algún incidente.
  • No sólo eso. Las cajas tienen que ir en unos embalajes específicos y tienen que cumplir una serie de criterios de aislamiento y de compatibilidad entre los distintos productos. Cada sustancia parece que tiene asociado un número de identificación internacional y la asignación a distintos grupos de sustancias que pueden ser inflamables, explosivas, radiactivas, corrosivas,…
  • Vamos que hay que hilar muy fino.
  • Y tan fino. Como el cargamento va a ir por tierra, mar y aire, pues, a su vez, tiene que cumplir distintas normativas, aunque parece que ya se van normalizando entre ellas.
  • Vamos,… que tienes un buen cacao.
  • Cacao maravillao. He quedado ahora con un Consejero de Seguridad que me han recomendado para que nos asesore en todo esto. Porque yo me he leído parte de la normativa y me he quedado con muy poco y por lo que he visto en internet, no quiero tener problemas de que luego nos hagan quitar productos antes de subir al avión o al barco porque algo está mal. Eso sólo serían disgustos, pérdidas de tiempo y dinero.
  • ¿Sigues teniendo el mismo número de teléfono?
  • Sí.
  • Pues te llamaré para que me cuentes cómo acaba todo este asunto, porque me está interesando.
  • ¡Vale! Pero tendrás que invitarme.
[ssba]

Deja un comentario