EN CUALQUIER CASO, LA RESPONSABILIDAD ES SIEMPRE MÍA

La responsabilidad en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo, como se indica legalmente, es siempre del empresario, sin posibilidad de delegarla o trasladarla.

– ¿Puedo pasar?
– ¡Ízaro! Claro, pasa. Ya me ha dicho Marilines que pasaste por aquí ayer por la tarde y perdóname que no te haya llamado, pero necesito acabar con esto que tengo entre manos.
– No te preocupes. Ya sé que estás ocupado y no quisiera quitarte mucho tiempo, pero creo que eres el único que me puede decir qué hacer.

– A ver sí es verdad. ¿De qué se trata?
– Ayer por la mañana tuve la visita de un Inspector de Trabajo. Venía para ver documentación sobre los contratos de los empleados, pero, cuando había visto los papales, quiso pasar por el taller, Al llegar donde las bordadoras, que estaban a pleno trabajo, me dijo que cómo podían estar dos trabajadores allí, sin protección y con el ruido que había.
– ¡Vaya! Y, ¿qué hizo?
– Pues sacó su teléfono móvil y con alguna aplicación que tenía midió el nivel de ruido y se mantenía entre 80 y 85… ¿decibelios?
– Sí, decibelios. Sin embargo, esa medición suya no es válida, es orientativa. Una medición hay que hacerla con un sonómetro homologado y calibrado. No con un teléfono móvil…
– Eso me lo dijo él mismo, pero volvimos a la oficina y me pidió la evaluación. Al ojearla, fue al apartado de exposición al ruido de las bordadoras y me dijo que figuraba que se había hecho una medición en la que se habían alcanzado los 87,1 decibelios y que había una serie de medidas a realizar al respecto y que yo no había hecho nada.
– ¡Ufff! Mal te pinta.
– Lo sé, pero es que le dije que nunca nadie había venido a hacerme una medición del ruido, que eso era falso. Por mi cara, igual, me creyó, pero me ha requerido para que en tres meses haga una medición del ruido e implante las medidas de prevención y protección que se deriven de ella. Mira, te traigo el requerimiento.
– Imagino que la sanción administrativa no te la va a quitar nadie, pero llama a tu Servicio de Prevención, que te hagan la medición y que te propongan medidas e implántalas.
– Ya, pero es que, después de la visita, repasé esa evaluación, que no la había leído nunca, y la fecha en la que dicen que han hecho la medición es anterior a que yo contratara con ellos…
– ¿En serio? Vamos que ten han hecho un corta y pega.
– He llamado esta misma mañana al inspector para contárselo y me ha dicho que, en cualquier caso, la responsabilidad es siempre mía. Que reclame por la vía que considere más oportuna a mi servicio, pero que el requerimiento lo tengo que acatar.
– Mejor, de momento, te paso el teléfono de unos conocidos para que valores con quien puedes contratar para que te hagan una buena medición del ruido y, después, ya veremos.

[ssba]

Deja un comentario