ME HAN ABIERTO LOS OJOS

Ventajas de la formación del empresario en materia de PRL. Fundamental para entender cómo se puede integrar la PRL en la actividad empresarial y aprovecharse de ello.

– ¡Buenos días, Baldomero! Ponme uno con leche cuando puedas, por favor.
– Ya te lo estaba preparando.
– Veo algo cambiado en el bar, ¿no?
– Sí. He hecho unos cuantos cambios este fin de semana.
– ¿Y eso?
– Pues mira, con eso del curso que he iniciado la semana pasada…
– ¿El Básico de Prevención de Riesgos Laborales?
– Eso es, el que me recomendaste. Y he ido viendo algunas cosas que me ha parecido conveniente cambiar para mejorar y prevenir algunas posibles situaciones de riesgo.
– Qué rápido aplicas lo que te enseñan.
– ¿Y por qué no? Me han abierto los ojos en algunas cosas que me parecen sencillas de hacer y que me pueden ahorrar algunos disgustos. Antes la cafetera y la caja estaban muy cerca y son zonas muy transitadas. Ahora las he separado y, así, evito los cruces y la posibilidad de que alguien sea golpeado cuando va con la leche caliente o una infusión, …
– Eso está muy bien.
– Creo que sí. Otra cosa que he hecho es ampliar los espacios entre las mesas, tratando de que mis chicos no se tropiecen con los clientes y no se les derrame nada encima de nadie. Prevengo mis posibles accidentes y los de los clientes, mejoro imagen.
– Tranquilo, tranquilo, que me empiezas a asustar.
– No es una cuestión de asustar. Ahora que estoy en ello, veo lo importante que es un curso como este para todos los que somos responsables de un negocio y para que sepamos llevar o tratar con la gente que nos lleva la prevención.
– Me alegra oírte decir eso.
– Esto que te cuento ha sido, simplemente, parándome un momento para analizar y pensar en cómo tenía la organización del local.
– Si esto es más fácil de lo que la gente se cree, tan sólo hay que tener algo de sentido común, ser consciente de la responsabilidad y tener constancia.

[ssba]