NO CONVIENE VIVIR AL FILO DE LA NAVAJA

Las empresas deben ser conscientes de las repercusiones de toda clase que puede suponer la falta de Prevención de Riesgos Laborales en todas sus actuaciones.

Unos días atrás, leí una noticia relativa a una pena de diez años de prisión impuesta al conductor de un furgón que había atropellado a un matrimonio y sus dos hijos en el paso de peatones de la intersección de unas calles hacía ya casi tres años. De los cuatro atropellados, tres fallecieron en el acto y uno, el hijo más pequeño, murió un par de días después. En el lugar del accidente, la policía practicó al conductor las pertinentes pruebas para la detección de alcohol o drogas en su organismo, las cuales resultaron negativas.

Me quedé un poco intrigado y busqué por internet algo más de información al respecto.

Además de encontrar varias noticias relativas al accidente tanto en el momento de producirse, como durante el transcurso del juicio, encontré un extracto de la sentencia.

Si bien es cierto que todo se debe tomar con precaución, me sorprende que durante el transcurso del juicio no se haga referencia de la empresa para la que trabajaba el trabajador, citándose únicamente para dejar constancia de que estaba trabajando.

El conductor, al describir el suceso, indica que no era consciente de la velocidad a la que circulaba, pero señala que estaba consultando la tablilla en la que llevaba la ruta que tenía que seguir, lo que le provocó no percatarse de los peatones que se disponían a cruzar la carretera. Cuando quiso reaccionar dio un volantazo y el furgón se volcó sobre un costado. Él iba desprovisto del cinturón de seguridad y sufrió lesiones diversas, de las que tardó tiempo en recuperarse.

Por otra parte, la sentencia habla sobre el análisis del accidente y se indica que la velocidad del vehículo era de 58 km/h, cuando circulaba por una zona de 50 km/h, y que los neumáticos estaban en el límite legal permitido.

No sé, después de leer todo me quedé un rato pensando y…, por supuesto que el suceso es un accidente de circulación y hay que tener en cuenta tanto lo que el Código de la Circulación, como el Código Penal estipulan, pero la furgoneta era de una empresa y hay un trabajador lesionado. ¿Nadie se preocupó por los aspectos de Prevención de Riesgos Laborales?

Evidentemente, el conductor tiene sus responsabilidades, de las que nadie, ni nada le puede eximir; sin embargo, me parece que, durante el juicio, es importante saber cuál fue la investigación del accidente que realizó la empresa, ya que pueden existir causas que supongan la responsabilidad de otras personas o de la empresa. Una responsabilidad no penal, pero sí de carácter civil o administrativa.

No quiero ser “El justiciero de la noche”, pero considero necesario conocer aspectos preventivos que han podido influir en la ocurrencia del accidente tales como si el trabajador se encontraba debidamente formado para su puesto de trabajo; si estaban evaluados los riesgos profesionales derivados del uso de vehículos; si la empresa realizaba las revisiones periódicas de sus vehículos, ya que llevar unas ruedas dentro de la legalidad no significa que sea seguro en función del uso …

En esta ocasión, se puede decir que la empresa ha salido bien parada al no haber tenido una implicación judicial directa y dispone de la oportunidad de corregirse sin asumir costes adicionales; no obstante, de cara a otras empresas que puedan encontrarse en situaciones parecidas, me atrevo a aconsejarlas que… no conviene vivir al filo de la navaja.

[ssba]